El Diamante, la piedra preciosa más deseada

No es un secreto que el Diamante es la reina de las piedras preciosas, destaca por su belleza, su escasez  y sus características físicas. Piedra preciosa superlativa, el diamante esta intrínsecamente ligado al poder y a la riqueza.

El diamante es el mas duro material conocido, puede rayar cualquier otra piedra o metal, resiste a la corrosión, y puede aguantar presiones de 1 tonelada por mm2.

Fotos de Anillos de Compromiso con Diamantes

Inspírate, te dejo algunos ejemplos de Anillos de Pedida que montan estas bellas piedras preciosas. Seguro que te van a encantar 😉

El Diamante a lo largo de la historia

La relación del  diamante con el hombre ha ido cambiando con el paso de los tiempos.

Hasta tiempos muy recientes (inicios del siglo XIX) el diamante no era la piedra preciosa mas valorada. El rubí y el zafiro, ambas piedras preciosas de colores, eran mas caras que los diamantes. El diamante no era especialmente escaso en esa época, ni lo es ahora. 

¿Que ocurrió a finales del Siglo XIX? Se encontraron minas en el Sur de África en 1870, que inundaron el mercado con diamantes de excelente calidad. Literalmente toneladas de diamantes entraron el mercado, haciendo caer en picado el precio de esta piedra preciosa.

Para Salvaguardar su inversión, las industrias mineras inglesas (dueñas de la minas de Sudáfrica) crearon la compañía de Beers. Desde entonces hasta la actualidad, el mercado del diamante esta controlado.

De beers tienda en Paris
Imagen de una de las múltiples tiendas que la exclusiva firma de Diamantes tiene en el Mundo

De Beers vigila cuántos diamantes y de qué calidad salen al mercado, con la ontención de mantener siempre los precios altos. Además, De Beers implantó la imagen moderna del diamante, asociado al amor y a la boda, hasta tal punto que, por ejemplo, en toda Europa y Estados Unidos los anillos de compromiso deben de llevar un diamante, cosa que no se hacia antes.

¿Qué influye en el valor de un diamante?

Imagina que tienes dos diamantes en la mano. Son muy similares, más o menos del mismo tamaño, color y talla. Pero uno puede costar 200 Euros y el otro 200.000 Euros. Sí, esto puede pasar ya que a la hora de comprar un diamante es muy importante saber que son 4 los elementos para determinar el valor de un diamante:

1) El COLOR

No todos los diamantes tienen el mismo color, hay matices distinguen unos de otros. La clasificación típica de los diamantes por color se realiza por las letras del Abecedario desde la D a la Z:

Algunos ejemplos de Diamantes de colores
Algunos ejemplos de Diamantes de color

Diamantes en la escala D a F: Son totalmente incoloros y suelen ser los más caros dado que son escasos y difíciles de encontrar.

Diamantes en la escala G a J: Presentan algún pequeño matiz de color aunque siguen siendo prácticamente incoloros.

Diamantes en la escala de K a M: Tienen un ténue color, al ser mucho más abundantes su precio es muy inferior que los de las escalas anteriores. Aunque existen excepciones como los Diamantes Azules y los Diamantes Rojos que sí están apreciados.

2) La TALLA

Es la forma de cortar el Diamante, sobra decir que de forma natural los diamantes son piedras amorfas sin ese brillo característico. Es labor de los maestros talladores darles la mejor forma posible para destacar todas sus propiedades.

La talla influye enormemente en el valor de la pieza ya que con una buena talla se pueden alterar aspectos como:

  • El Brillo: al permitir reflejar más luz en el plano.
  • El Fuego: Se denomina así a la dispersión que sufre la luz blanca al incidir en una superficie y que se transforma en los colores del espectro.
  • El Centelleo: Son los destellos de luz puntuales tan característicos que se producen al mover el diamante.

3) La CLARIDAD

La claridad tiene que ver con el grado de Inclusiones que se encuentran en el interior de estas piedras preciosas. Estas inclusiones se producen de forma natural y son lo que marcan la personalidad de la pieza y su valor. Por supuesto, si buscas un Diamante sin inclusiones, el precio a pagar será considerablemente mayor.

No obstante existen tratamiento posteriores que buscan eliminar algunas de estas impurezas obteniendo así diamantes de claridad realzada.

4) El TAMAÑO

El tamaño en el mundo de las Piedras Preciosas se mide por el peso (quilates). Aunque este factor es muy importante, no influye tanto en el valor como los anteriores tres aspectos.

El tamaño estándar habitual en un anillo de compromiso suele ser de 1 quilate (0,2 gramos) aproximadamente, y son su Brillo, color y Claridad los que le darán su valor.

Y no sólo eso, también existen algunos otros elementos que afectan en mayor en menor medida al precio de un diamante. Pero no entraré más en detalle, dejo esto para futuros artículos de la web.

¿Cuál es el diamante mas grande del mundo?

Es el famoso Cullinan, se hicieron varios brillantes a partir de él, el mayor, llamado la «Gran estrella de África», pesa 530.4 quilates (106 gramos!!) y esta montado sobre el cetro de las joyas reales de la corona británica.

La corona Real Británica adquirió este brillante en 1908, cuando Inglaterra era la nación más potente del mundo. Es el mayor diamante tallado del mundo hasta 1985, cuando fue desplazado por el Golden Jubilee.

Ojo con los Diamantes falsos, aprende a no confundirlos

En el mercado, por desgracia, puedes encontrar Diamantes de imitación que podrían confundirnos. Aquí tienes algunos tips que te pueden ayudar a que no te den «gato por liebre».

1) Ayúdate de un profesional

Profesional revisando un Diamante
Profesional revisando un Diamante

Sé que es obvio, pero un profesional Joyero o especialista en la materia tiene el ojo muy entrenado y puede sacarte de dudas. Un diamante es una joya costosa, ¿no crees que merece la pena el paseo a la Joyería?

Eso si te aconsejo que vayas siempre a un lugar de confianza y que hagan la prueba delante de tí, no pierdas la piedra de vista.

2) Échale vaho con la boca

Puedes probar a empañar la piedra. Es un buen truco y muy fácil de hacer con tu sólo aliento. Un Diamante real es capaz de dispersar el calor de forma inmediata por lo que será difícil empañarlo. Si la pieza se mantiene empañada unos segundos seguramente se trata de una imitación.

3) Revisa la joya por si aparece algún sello

Habitualmente las joyas de calidad con diamantes suelen ser de oro y, por tanto, suelen llevar algún tipo de inscripción que lo acredite. Esto te dará una pista de la autenticidad de la pieza.

Además debes saber que existe un tipo de imitación del Diamante muy común que se denomina Zirconia, fíjate en la inscripción de la joya por si aparecen las siglas C.Z, si es así esa es la piedra que tienes delante.

4) Usa la lupa

Los Diamantes de forma natural presentan incrustaciones e impurezas más o menos abundantes. Si revisas con detalle la piedra y la ves demasiado perfecta, empieza a sospechar. Aunque sí existen diamantes auténticos sin inclusiones, estos suelen ser escasos y muy caros.

También con la lupa puedes observar las caras y aristas de la pieza. Si detectas algún signo de desgaste o ralladura ten por seguro que no es un Diamante auténtico.

5) El truco del Vaso de Agua

Algunos Diamantes de imitación suelen estar hechos de materiales ligeros que puede que floten en el agua y no caigan al fondo excesivamente rápido. Si cae por su peso rápidamente es posible que sí se trate de un diamente.

6) Ponerlo contra la luz

Los Diamantes son piedras preciosas con un brillo muy característico que, si sabes apreciar, te sacarán de dudas casi de inmediato.

El brillo al trasluz de un Diamante real, con tonos grises y colores del arcoiris
El brillo al trasluz de un Diamante real, con tonos grises y colores del arcoiris

Mira la pieza contra la luz, ¿ves en el interior de la piedra unos tonos grises y, a la vez, los colores del arcoiris? es posible que sea un Diamante real. Los falsos no suelen tener esta característica.

7) Prueba a rallar algo con él…o mejor no

Sé que sabes que los diamantes son extremadamente duros y, por tanto, qué mejor prueba que rallar algún metal o piedra dura con él. A ver, aunque esto te pueda aclarar alguna duda, realmente NO TE LO ACONSEJO.

¿Por qué no se debe hacer esto?

  1. Si la piedra es falsa la puedes estropear. Supongo que quieres verificar su autenticidad pero no romperla ¿no?
  2. Si se trata de un Diamante auténtico, efectivamente vas a rallar casi cualquier superficie dura pero debes saber que los Diamantes son duros, sí, pero también frágiles y se podrían astillar.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *